Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Sor Lucía Caram: "La cocina es fundamental, nos permite compartir"

Entrevista
31 Marzo 2015
Demos la vuelta al día entrevista a Sor Lucía Caram sobre su último libro: Las recetas de Sor Lucía Caram (ed. Planeta), lo que preparará esta Semana Santa en el convento y su pasión y compromiso con la alimentación

Es la cocinera del convento de Manresa (Barcelona); es una de las estrellas de Canal Cocina, en el que tiene un programa; tiene 179.000 seguidores en Twitter, donde se presenta a sí misma como “Dominica contemplativa. Dicen que soy una monja inquieta e inquietante. Intento ser feliz y hacer felices a los demás”. Azote de políticos y voz de los desfavorecidos, sor Lucía Caram no es una religiosa al uso. Ahora, comparte sus mejores recetas a través del libro que acaba de publicar con editorial Planeta: ‘Las recetas de sor Lucía Caram’. En él recoge desde los platos más tradicionales que prepara a diario en el convento hasta algunos platos de su argentina natal.

Estamos en Semana Santa... ¿Qué van a comer estos días en el convento?

Antiguamente las monjas comían tanto el miércoles de ceniza, como todos los viernes de cuaresma hasta el viernes santo, solo pan y agua. Ahora las cosas han cambiado... normalmente se come, pero algo muy sencillo. Un menú de cuaresma en el convento puede ser una tortilla de patata y de cebolla como plato único, sin postre. El viernes santo, las monjas solo comerán una sopa de ajo. Realmente la idea o el sentido no es solo hacer un ayuno... sino un ahorro, y que ese ahorro se pueda compartir después con los demás. Ese es el sentido... el de reducir el gasto. Aunque ahora el ayuno no puede estar más de moda, y viene muy bien para depurarse.

¿Qué es la cocina para usted?

Creo que la cocina es fundamental en la vida de las personas, porque es lo que nos permite compartir. Siempre que nos reunimos lo hacemos para comer o para tomar algo, y esto es un punto de encuentro común en todas las culturas.

¿Ya cocinaba antes de ser nombrada la cocinera del convento?

Si... cuando era niña ya me gustaba mucho observar como cocinaban. Y en verano, cuando no tenía colegio, me dedicaba a experimentar. Mis padres se iban a trabajar y yo me quedaba con María, la mujer que nos cuidaba... y me gustaba meterme en la cocina e inventarme platos. Claro que a veces hice cosas que eran infumables.

En su cocina... ¿qué pesa más? ¿tradición familiar o tradición monástica?

Aprendí mucho en el convento y disfruto mucho al preparar todo lo que aprendí al hacerme monja… pero yo creo que la cocina familiar así como la lengua materna que es la que a uno primero le sale.  La cocina familiar, que es con lo que crecí, me marcó mucho. Para mí la tradición familiar pesa muchísimo porque hemos sido 7 hermanos y en mi familia siempre ha sido muy muy importante comer juntos. Aún hoy, cuando voy a Argentina, me preparan los platos que más me gustaban de niña.

Argentina, Líbano, Levante... su cocina tiene influencias muy diferentes...

Todo lo que he aprendido de cocina lo he aprendido de mi madre, que es argentina, y también de María, la mujer que nos cuidaba y que me enseñó recetas criollas. De mi abuela, que es libanesa, aprendí especialidades árabes pero también el valor de la hospitalidad... mi abuela se levantaba tempranísimo para cocinar unas recetas muy elaboradas, y cocinaba muchísima comida, solo por si acaso venía alguien de fuera. Luego llegué a Valencia, donde estuve 5 años en un convento de clausura de verdad, ni salía ni hablaba... por eso ahora no callo ni debajo del agua... en aquel tiempo entraba en la cocina de pinche, y como no podía hablar ni preguntar, aprendí observando... Después vine a Cataluña, a Manresa... y aprendí mucho de dos monjas... ellas me enseñaron a cocinar con calma, me enseñaron los potajes hechos con tiempo, al chup chup. Me enseñaron a asumir la responsabilidad de ser la cocinera del convento.

‘El postre de los pobres’, ‘las de toda la vida’, ‘postre delicioso en tiempos de crisis’, ‘pan para compartir’, ‘el secreto está en la sencillez’, ‘para saborear y quedar saciados’. Estos son algunos de los comentarios que hace en las recetas del libro. Su cocina, sor Lucía, rezuma humildad...

Intento hacer comidas sencillas, intento que a la hora de cocinar podamos sintonizar con lo más sencillo de la vida, con lo más cotidiano, y que no nos pase desapercibido que en lo más pequeño podemos encontrarnos con cosas que nos ayudan y nos hacen ser mejor persona. 

Habla mucho de la cocina en tiempos de crisis, de la cocina de los pobres

¡Es que es verdad!. No necesitamos exquisiteces ni cosas muy caras ni rebuscadas para comer bien y para llevar a la mesa. Pero sí que necesitamos cuidarnos y repensar las cosas. Yo creo que a veces vivimos tan deprisa que no tiempos para vivir lo vivido. Y lo que he intentado a la hora de definir el contenido del libro ha sido pensar qué me evocaba cada una de las recetas para poder ser también consciente no solo de que estas cocinando, sino de todo lo que hay alrededor de la cocina que es la vida de las personas.

Pero algún capricho se darán en el convento...

Las monjas la verdad es que disfrutan con muy poco, y una de las cosas que les gusta muchísimo cuando la preparo es la macedonia con flan de leche condensada… es una cosa que es económica, pero que para ellas es una fiesta. Así que cuando tenemos alguna celebración, es lo que preparo: macedonia de frutas con flan de leche condensada.

¿Cómo es un día cualquiera en la vida de sor Lucía Caram?

Mi vida un día cualquiera empieza a las 5 de la mañana, tengo tiempo de oración y tiempo para estar con la comunidad y tiempo de silencio. A partir de las 9:00 comienzo mi actividad en el banco de alimentos y otros proyectos y entre las 12:00 y las 13:00 vuelvo al convento y hago la comida. La preparo a diario... y si hay un día que no voy poder, la dejo hecha el día anterior por la noche. Después de la plegaria de la tarde, que es a las 18:30, tengo entre las ocho y las nueve de la noche para hacer la cena.. y ese es el momento en el que me obligo a parar, poner la mente en blanco y cocinar proyectos.

Así que cuando usted está frente a los fogones... no solo cocina comida...

Ja ja ja, así es. La cocina representa ese momento en que estoy libre de presiones, es un espacio sagrado en el que me dispongo a preparar la comida para mis hermanas y para todo el que llegue al convento... pero la cocina del convento es un espacio de mucho silencio en el que también puedo procesar muchas de las historias que vivo. Fíjate que paso todas las mañanas de los lunes y martes en el banco de alimentos escuchando a la gente. Y es en la cocina donde reflexiono todo lo que he visto.... los alimentos, y la falta de alimentos es lo que a mí me ha despertado a la realidad.

Supongo que vera a muchas personas que carecen de lo más básico, muchas personas que pasan hambre

Muchas veces a lo largo de mi vida he rezado el padre nuestro, en el que se habla del pan de cada día... y no sabía lo que decía o no entendía su sentido hasta que he conocido a gente que se ve en la necesidad de pedir el pan de cada día porque no tiene ni eso. La vida depende de algo tan sencillo como la comida y el pan de cada día.

¿Qué le parece la cocina de autor... y esos menús de 200 euros?

Yo he elegido una opción de vida de austeridad, y no tengo por qué imponérsela a todo el mundo... por tanto yo no juzgo a nadie. Pero... ¿qué crees que me puede parecer cuando cada día estoy pidiendo pan para familias que no tiene qué comer y que no pueden vivir con dignidad?.  El pan y la comida son para compartirlos... y a mi me duele tremendamente el hecho de ver la cantidad de comida que se tira y la cantidad de comida que no se comparte. Esta sociedad se crea necesidades muy sofisticadas... que yo no juzgo, pero cuando hay gente que pasa hambre y que está privado de lo más esencial, yo no puedo mirar para otro lado.

Beatriz Torija, responsable de contenidos de Demos la vuelta al día

En Demos la vuelta al día: Entrevista con Carla Zaplana: "Mi alimentación es crudivegana, pero ni me doy cuenta"

En Demos la vuelta al día: La cocina de Semana Santa

En Demos la vuelta al día: Torrijas y otros dulces de Semana Santa

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.