Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Pouporri huertero

de mari carmen camello
Nueva receta
18 Noviembre 2014

“ POUPORRI HUERTERO
No sé ni por dónde empezar, mi relato tan surrealista como real…
Pues, es tiempo vacacional…se supone que para descansar…
Y efectivamente suposición, otro año que me llevo una decepción…
Me dispongo hacer vida rural a veinte kilómetros de la capital, y aunque yo soy nacida en pueblo, siempre he vivido en ciudad…os podéis imaginar lo que me gusta más : comprar en el centro comercial; un buen bar para charlar y tomar; biblioteca para aprender más; teatro, cine, museo, concierto…que más da…mi inquietud intelectual.
Llevo mi mochila cargada de libros, deseando buscar un momento para absorber conocimientos, sobre todo son de autoayuda que te hacen educar pensamientos para ciertos momentos en los que nos cuesta frenar, y aunque la teoría que bien está, en la práctica algo siempre fallará y encima te sientes mal de tanto leer para al final estallar.
Porque claro, teniendo en cuenta, que desde que llegas a la parcela no paras si no es porque tú misma te lo planteas, menudas vacaciones que me esperan, porque los “quehaceres” diarios que tenemos las amas de casa… son tantos que suena a guasa: limpiadora,cocinera,planchadora,chofer,niñera,maestra,puericultora,enfermera,psicóloga,ma-temática,economista,intendente,entrenadora,guardaespaldas,vidente,cajero automático, GPS (encuentro todo)…pondría un sinfín…pero paro aquí. Y aunque es el único trabajo fijo hoy en día, y que nunca se acaba, no conoce las vacaciones ni los despidos, pero es el único trabajo sin sueldo, así que yo me subí el rango y en vez de ama de casa me he puesto “ ejecutiva del hogar”, que aunque es lo mismo, parece que mola más.
Ya termino de poner algunas cosas al día… y me planteo parar, pero viene mi hijo que quiere jugar, así que la lectura la vuelvo a aparcar, para otro momento será…porque aquí no hay Wi-Fi, es un sitio rural, y yo quise apartar tecnología : móvil, ordenador, Gameboy, televisión…para ver lo que ocurría, pero duro pocos días, porque un día a mi marido le regalaron un televisor, y tenía que probarlo viendo “el carrerón”, él no se quedaba sin ver un domingo correr a Fernando Alonso o los deportes en general…que a saber cual le gusta más. Así dio vía libre a los niños, que se aburrían como ostras, porque yo sacando juegos de mesa: dados, cartas, monopoly, parchís ,cuatro en raya, ahorcado, ajedrez, y un sinfín…… juegos de mesa, varios que en los cumpleaños o reyes regalamos con toda nuestra ilusión pero queda obsoleto al lado de un móvil de última generación.
-¡Pues si papá pone la tele…yo cojo el portátil! ...¡ Y yo el móvil!...
-¡Pero si no hay Wi-Fi!
-¡Sí, lo cojo de la tarjeta con datos móviles!...
-¿¿EINNGGG????...saltó la chispa inicial y adiós vida rural….
Es la hora de comer…voy hacer la comida, y veo la mesa invadida de productos hortícolas, porque mi marido debe ser masoquista con esas palizas que se “atiza”, se pasa el día en “ando” :cavando, arando, abonando, regando, fumigando…sudando, pero su grado de satisfacción y felicidad es tal, que en serio, no os lo puedo explicar, dicen que “si quieres ver a tu marido muerto, comprale un huerto”, pues con el mío es al revés, porque le mantiene vivo, feliz, activo… y es muy proporcional a la cara espanto que se me queda a mi cuando le veo venir con la carretilla llena de todo tipo de hortalizas y me da por pensar el tiempo que me espera entre fogones…adiós lectura de mis amores…
Me cojo el vaso de la Thermomix (porque aunque este en el campo de ella no voy a prescindir), echo seis tomates, un pimiento, un pepino, media cebolla, un ajo, un trozo de pan y ¿por qué no innovar?, un trozo de zanahoria para ver que sabor le da. Lo trituro todo a máxima velocidad, con sal vinagre y el aceite al final…Se cuela todo, se mete en la nevera y ya tenemos gazpacho para el que quiera.
Miro la mesa y me desespero, no ha bajado la producción…Así que cojo mas tomates , los pelo y los voy a envasar, dan mucho trabajo, pero si no se van a estropear.

El jamón de los pobres es un tomate rajado con sal…no me importa, ¡qué rico que está!...gustoso manjar , me lo preparo para almorzar.
No hay cocinera sin tomate a su vera, así que os dejo esta receta que a mi es la que me gusta más: con cinco tomates grandes(los pongo a escaldar, para poderlos pelar),les corto la parte arriba para vaciar, con lo que he sacado del tomate, 3 huevos cocidos,2 latas atún pequeñas,1/2 cebolla pequeña,4 palitos de cangrejo, todo muy picadito ,le añado la mahonesa ya tengo la mezcla ideal para un primer plato que sabe fenomenal.
Pero que si es cuestión de rellenar, nadie me va a parar, he probado mil rellenos para variar: una veces de ensaladilla, o de arroz con carne picada, como de papas cocidas con cebolla y mostaza, Jamón y mozzarella, con anchoa y aceituna negra, otras de gambas (o langostino) con queso fresco …que mas da…el tomate relleno de todo lo que puedas imaginar. ..
Porque como bien dice el refrán: “ a todo sienta bien el tomate, menos a las gachas y al chocolate”.
Aún así sigo haciendo mis cuentas, ¿Y si los regalo a Buñol y su fiesta “tomatina”, porque no salgo de la cocina… Así que mi mayor alegría, cuando viene la familia, porque veo una salida, se los reparto en cajitas y ellos tan contentos de los tomates del huerto, y yo me froto las manos que me quito un engorro, porque me tocaba freír, para luego envasar y es que no les veo fin…mientras más tomate gasto, más la tierra da, ¿qué habrá echado mi marido al huerto ?, no me puedo explicar, los tengo de todos los colores, formas y tamaños, menuda variedad: de bola , cherry , raf, gigantes de medio kilo y hasta para colgar…
Se me olvidaba mencionar, que también tenemos gallinas, será por lo de habiendo tomates y huevos sin comer no quedaremos…
Llega mi momento relax, dispuesta a no hacer nada, si no a sentarme en el balancín ,dejar la mente en blanco, evadirme un rato, para que reine la armonía en este ajetreado día, pero mis hijos gritan:
-¡Mama tengo sed!
-¡Pues esperad, que os preparo un zumo de tomate , y así no hay quien os mate, ji…!
Lo que se prometía el retiro espiritual de vacaciones tranquilas, se convierte en el campo de batalla de cocina, porque viene mi hijo contento que ha cogido , calabacines , y no os contare las recetas que se me ocurren como con el tomate, pero si un consejo, yo le mando preparar con el pelador juliana, que haga tiras para ensalada (los niños se los comen encantados porque les digo que son espagueti naturales aliñados : con aceite, sal y vinagre de Módena y es uno de los platos estrella y novedosos para los invitados (y el que menos trabajo da).
•Y no terminaría nunca mi historia novelada, porque recetas tengo como verduras haya… desde la calabaza a la berenjena, pimientos o acelgas, repollo o coliflor, brócoli …o un montón que eso ya son …otras historias.
La mía acaba aquí donde os tengo que escribir, que al final tanta cocina, y mi libro yo no abrí, pero aprendí a ser paciente, empática e inteligente…emocionalmente, porque la cocina al fin y al cabo te da mucha imaginación si dedicas tiempo echas ganas y pones pasión.

Si quieres que gane este relato, ¡vótalo!
2 comentarios
salvatorero

ji,ji,como la vida misma...muy bueno

19 Noviembre 2014
salvatorero

jjijij,como la vida misma...muy bueno

19 Noviembre 2014