Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Noodles con pollo y brócoli

de carmen marques
Nueva receta
13 Diciembre 2014

TORMENTOSO SUEÑO…PLACIDO DESPERTAR…
Me susurraba un cálido y tímido te quiero, en su lecho de muerte…
Necesitaba encontrar su paz antes de partir…y aunque se le notaba exhausto, yo no dejaba de pensar en los pocos meses que han tardado en detectar esta fatídica enfermad…,tan difícil de asimilar…y aunque todos la llevamos dentro…¿porqué a unos se nos desarrolla y a otros no? Das vueltas y más vueltas al tema ¿ será genético? ¿ será la vida de excesos que he llevado? Sea lo que sea, no dejas de preguntarte….¿porqué a mí?
Pasas por todas esas fases. Primero fue la negación, luego el miedo se iba apoderando de él, hasta que la ira le hacía estallar incontroladamente por ese remordimiento que invadía su ser. Más negación ,para, pasar finalmente a la aceptación.
De nada servían esos lamentos ni arrepentimientos por lo que pudo ser y no fue…
-¡Cuántos sueños sin cumplir, por vivir pendiente del miedo! ¡Debí tomar mi vida con mis propias manos y convertirla en maravillosa! He buscado incansable las respuestas a las muchas preguntas de la vida, desperdiciando mis energías en esa búsqueda fútil, no la supe emplear para saber vivir, me decía.
El desconsuelo se apodera de él, era imposible frenarlo.
-¡No te atormentes así, ahora no! Le replicaba yo con un nudo en la garganta que apenas me dejaba hablar.
-Me he dado cuenta que el tiempo no pasa, eres tú el que pasa…todo depende de cómo lo pases…un día puede ser tan largo como breve puede ser una vida .La eternidad y un instante son lo mismo. No he sabido aprovechar esa libertad que me dio la salud, ni tener el coraje de vivir una vida fiel a mis sueños, me perdí intentando agradar a los demás sin tener en cuenta mis principios .He trabajado tanto por tener y que no faltase de nada, que ahora me doy cuenta que falté yo, al crecimiento de mis hijos, a la compañía de mi mujer, a mi tiempo de ocio. Me gustaría haber sido más feliz. He permanecido estancado en ciertos hábitos y patrones, un falso confort, que me impidió crecer. No he sabido expresar mis sentimientos . Una lágrima recorría su pálida mejilla hasta estallar en un gran sofoco y llanto repentino de amargura y resentimiento.
Estaba desolada de oír esas lamentaciones, ese enfado con él mismo y la vida, le abracé fuertemente y me fundí en un unísono abrazo con él.
Un ruido extraño alborotó la habitación. Miré alrededor y le vi tumbando en la cama, dormía plácidamente junto a mí. Era todo tan extraño .El corazón me latía fuertemente ,pero, una sonrisa esbozaba mi rostro, pensaba en la situación tan dramática por la que había pasado , pero al fin y al cabo, todo era eso, un sueño amargo, pero, me dio mucho que pensar.
Me quedé en la cama junto a él ,abrazada como si no hubiese un mañana y esperando que despertase. Cuando sintió mi calor, mi palpitación, mi sudor…me pregunto:
-¿Ocurre algo?
-¡He tenido una pesadilla, salgamos a pasear, a fusionarnos con el mundo…sentir que formamos parte de él!
De regreso a casa, le pedí que me ayudase en la cocina, se nos había echado el tiempo encima, pero no importaba, habíamos disfrutado “de lo lindo,” entre risas,charlas,silencios,como hacía tiempo que no compartíamos.
Comencé blanqueando brócoli, sacando los arbolitos con un cuchillo, lo puse a hervir durante 3 minutos en agua con sal y luego lo enfrié con agua con hielo para cortar la cocción y dejarlos con un bonito color.
El mientras seguíamos charlando me cortaba un filete de pollo en tiras, lo salteé en una sartén bien caliente con dos cucharadas de aceite de oliva y una cucharada de aceite de sésamo que me gusta a mi tener en la cocina, porque da como un toque más oriental a los platos,(es opcional).Cuando tomó color, añadí un poco de salsa de soja y salteé a fuego vivo.
Incorporé los arbolitos de brócoli que habíamos cocido y salteamos el conjunto, mientras se cuecen los noodles (son una pasta asiática como el espaguetis pero mas fina) en un cazo con abundante agua con un puñado de sal (lo indicado en cada sobre..2/3 min), se escurren para servirlos en una fuente acompañados de las piezas de pollo y de brócoli bien repartidas,,,y a comer de inmediato….
-¡Que rápido hemos acabado! Me dijo.
-¡Por supuesto, sabes que el trabajo compartido tiene su recompensa!.
Desde ese día no pude quitarme la pesadilla de la cabeza, empecé a ver la vida de otra manera y a disfrutar todo lo bueno y bonito de la vida que esta en las cosas más simples: percibir esa maravillosa sensación de amar y ser amado por tus seres, apreciar el abanico de sentidos que nos ofrece la naturaleza, disfrutar de cada instante como si fuese el último….
Porque la vida nos ofrece estos y más de novecientos veinte mil, setencientos cincuenta y ocho exquisitos platos, para la infinita mesa de la vida, pero estamos distraídos con tantos problemas que solo vemos y tomamos una pequeña parte de ellos, no saboreamos el resto ni imaginamos la existencia si quiera.
Espero que a que partir de ahora seas comensal de tu día a día y le sepas dar la vuelta.

Si quieres que gane este relato, ¡vótalo!
0 comentarios