Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Cómo merluza entre batatas....

de lidia pecero
Nueva receta
22 Agosto 2014

Santi llegó acelerado del DÍA de la esquina de su calle. Con una bolsa cargada de ingredientes para celebrar una ocasión muy, muy especial. Era el cumpleaños de Lucía, su pareja. Una chica pelirroja de enormes ojos claros que lo enamoró hasta el tuétano desde la primera mirada que intercambiaron en el supermercado donde ella trabajaba. Puso a enfriar una botella de vino blanco joven en la cubitera. Y comenzó con el recuento de ingredientes mientras iba desperdigandolos sobre la encimera de la cocina. -Pimiento verde y rojo -Cebolla y ajo y pizca de tomate frito -Pimienta blanca y un toque de orégano. -Merluza en rodajas -Vino blanco para cocinar y una hermosa batata q partiría en rodajas... Comenzó picando toda la verdura con la que haría un sofrito. Añadió un buen aceite de oliva y puso las verduras a sofreír junto con el tomate frito, un poco de sal.... Y sonó el timbre... Sobresaltado corrió a ver por la mirilla y abrió la puerta. Diez minutos después tuvo que despedir casi a empujones al insistente representante de la eléctrica que se empeñaba en que pusiera con él su contrato... El sofrito estaba listo pero ay! Se le pasó poner a cocer la batata cortada en gruesas rodajas. Y lo hizo apresuradamente. De nuevo el timbre. Esta vez era la vecina cotilla del cuarto que venía a pedirle un poco de azúcar. Pero en realidad bajó llamada por el rico olor que subía por el patio y no se fue hasta contarle la vida de la vecina díscola del segundo y sonsacar a Santi la receta de la merluza... Una vez cocinada la batata la añadió al sofrito junto con el vino, el orégano, los cominos y pimentón y dejó evaporar para añadirle al final las rodajas de merluza que se hicieron con el mismo calor de la olla.... Miró en la página de recetas y le dió por añadirle el toque chef.... Correteaba por la cocina en busca del bote de cebolla caramelizada que cogió de promoción en el DÍA.... Lucía entró por sorpresa en la cocina y allí llevaba el tiempo que el estuvo correteando en busca del bote, sonriendo divertida. -Veo que te mueves cómo pez en el agua, chef! -Que va! Como merluza entre batatas! Ah y con cebolla caramelizada para dar el toque personal... Se echaron a reír. Santi la cogió por la cintura y la beso dulcemente.... _por cierto, feliz cumpleaños, amor!

Si quieres que gane este relato, ¡vótalo!
0 comentarios